VUELTA AL BOSQUE CUANDO YA NO ESTÁS

DSC05364

Como he prometido, debo seguir escribiendo en este espacio que llenó mi vida a diario de alegría y paz.

Hoy ya no es así, la imagen que mostraremos indica el porqué; a todos los que lo seguían les  agradezco, desde lo más profundo de mi corazón, sus muestras de cariño hacia él, el respeto a su talento y a su persona y la compañía que desde aquí me hicieron, con sus comentarios en los días más tristes de mi vida, que, por demás, siguen siéndolos, porque ya no tengo alegría ni mis días son iguales ni lo serán jamás.

Él ya no está físicamente, no sé si apruebe o no lo que intentaremos hacer, porque tenía una manera muy peculiar de ver la vida y la transmitía de esa misma manera, con su doble intención al escribir, al hablar sobre la vida, su jocosidad constante y su “burla” a la tristeza y las frivolidades. Era un ser muy especial, diferente, pero reunía tantos valores y tanta inteligencia y sabiduría, que para mí era mi dios, mi ídolo, mi guía, mi confesor, mi cómplice, además de mi hijo del alma, ese ser que engendré a los 21 años, casi una niña, pero deseado, felices de tenerlo.

Cuando se fue a España sufrí por tenerlo tan lejos, pero tuve la suerte (no todos la tienen en este país) de trabajar en un sitio con internet y mantenía diariamente comunicación con él. Mientras se ponía invisible para todos, cuando me veía conectarme, enseguida encontraba del otro lado la palabra “mama” o “mami” o “Lilita” como a veces me decía y yo sabía entonces cómo estaba él, qué hacía, qué había cenado, sus achaques, sus ansiedades, su entrega al trabajo día a día, sus proyectos, sus preguntas, sus consejos, de alguna manera me sirvió para sentirlo más cerca, más a mi lado.

Por eso hoy me es tan difícil escribir aquí. Pero también por eso ahora quiero contarles muchas cosas de su niñez, de la que él quería escribir sus memorias- y muchas veces lo dijo-. Quiero ir mostrándoles ese Félix niño, adolescente, las cosas que quizás él jamás hubiera contado por su sencillez y modestia y porque siempre me criticaba cuando yo hablaba de él, ese Hangelini que para mí viene de ángel, el ángel de mi vida, el ángel familiar y amigo, el ángel que ahora estará en el cielo mirándonos, quizás riéndose de todas estas cosas.

Quiero recordarlo con su amplia sonrisa, con su mirada penetrante, como si siempre adivinara lo que uno pensaba, con su andar ligerito y rápido, siempre apurado, con su blancura de piel y de alma, con su alegría, con su sentido del humor, con su vestir sencillo, pero elegante y de buen gusto, con su entrega incondicional a todos los que quería.

Gracias a todos nuevamente por quererlo, por adorarlo tanto…

Quiero dejarles esto que encontré entre sus archivos (poema publicado en este blog el 28 de diciembre de 2009):

El día que ya no esté

El día de mi muerte no me echarás de menos. Echar de menos es tener la esperanza de que asome mi rostro tras la puerta. Pero entonces ya no volveré.

No quedaré en nada, en nadie, no seré más que elemento transfigurado en otro elemento. Que no haya música, ni pierdas el tiempo pensándome fantasma o viento sobre el árbol. Todo puede seguir su misma rutina, a nadie le parecerá importante cualquier remota detención.

Mejor camina hacia otra parte. No te sientes a esperar. Sigue otra huella. La mía se habrá fundido en los mismos circuitos donde todos se calcan. Haz un montón de piedras e imagina que sobre ellas nacerá otro lirio, otra casa, otro libro, otro barco que ya no me llevará.

Que ninguna de mis fotos sirva para extrañarme: pues el de las fotos no soy yo, ni lo será este yo tampoco cuando acabe el poema. El pasado sólo existe en la idea del pasado.

El día que ya no esté que sea el día más común, el que te exija la mayor indiferencia. Total, ya no estaré para decirte que calles o que rías, ni podré acariciar tu cabeza con mi mano cuando llegue la noche. Es un hecho simple la naturaleza.  ¿Por qué cuesta aceptarla?

No me iré a ningún sitio ni me quedaré contigo. Siempre hay una maravillosa mentira en el para siempre. Quizás creerás oír mi voz, grave o nublada, en cada palabra mía que recuerdes, en cada diminuto personaje que me he inventado como justificación. Mi voz sobre el armario y los papeles. Pero será la forma  en que imagines lo que fui, o sea, lo que no soy, lo que ya no seré.

Y si alguna vez trasmigro -si existiera al menos una de esas infinitas posibilidades, con el permiso de algún dios- sólo podré recordarme yo mismo a través de mi pálpito en el nuevo cuerpo habitado. No te preocupes: de algún modo puede que te lo haga saber. O puede que ya nunca más me acuerde de ti y no te venga a buscar.

Así veía él la vida. Hoy yo lo tengo en mi casa por todas partes y sus fotos me lo recuerdan, siempre sonriente, siempre alegre, hoy mis lágrimas no cesan, y aunque respeto su manera de ver la vida, hoy para mí es la compañía perenne en mi andar por la senda del dolor y del silencio, pero a la vez es la luz y la fuerza que me mantiene firme para seguir mostrando su vida y su obra.

Compartirá conmigo estas entradas en este espacio (un nuevo espacio que trataremos de mantener para todos los que deseen seguirlo) Yoandy Cabrera, alguien que no sólo como su amigo, sino como un hijo más para mí, me ha demostrado su lealtad y su cariño sincero y desinteresado hacia él y hacia mí y a quien desde aquí también le agradezco su apoyo, ayuda y amor sin límites.

Lidia, su mamá.

~ por Félix Hangelini en abril 30, 2013.

17 comentarios to “VUELTA AL BOSQUE CUANDO YA NO ESTÁS”

  1. Lidia, me has sorprendido. No he podido leerte hoy pero lo hare. Es que el sentimiento de perdida esta muy vivo en mi. Estamos al habla, Rafael

  2. Lidia, desde Argentina le agradezco estas palabras. Volver a ver una entrada en El Bosque Escrito, remueve el alma. Todo el cariño que tenía por Félix ahora va para usted. Con mi admiración para los dos. Gracias.

  3. Lidia, gracias. A él le habría encantado, estoy segura. Y a nosotros que nos descubras ese Félix niño. Un beso.

  4. Gracias Rafael, Mabel y Sandrita, buscaré las fuerzas y trataré de transmitirles su alegria, siempre. Quiero que lo conozcan un poquitico mas y ahora me toca a mi. Un abrazo de su mamá para ustedes.

  5. Lidia: No sabes la sorpresa que sentí al recibir la entrada en el mail. Lloré contigo. Un beso inmenso y me parece una idea maravillosa que este bosque siga de tu mano y la de sus amigos.

  6. Lidia, cuánta emoción en tan poco tiempo. Al ver esta noche el correo electrónico en el móvil sonreí gratamente pensando que tras tantos meses había vuelto a escribir una entrada, me encantaba leerlo. Cuando he leído el encabezado he sospechado que eras tú la ausente y me he ido al ordenador a abrirlo corriendo y diciendo “no, no, no”….
    Me he quedado unos minutos totalmente paralizada hasta que he arrancado a llorar y no puedo parar de hacerlo. Han sido pocas palabras y conversaciones en comparación, pero las suficientes como para sentir una tristeza terrible. Lo siento mucho, ojalá lo hubiera sabido antes. No te conocemos, pero con las palabras que intercambiábais aquí la luz y el amor que había entre vosotros no se apagará pase el tiempo que pase. Un abrazo desde el otro lado del océano, desde Barcelona, sin apodo, Adriana.

  7. ¡Que vuelco me dió el corazón al leer “Vuelta al bosque cuando ya no estás”! Lidia voy entrando infinidad de veces en el Bosque y voy leyendo entradas de Félix que se correspondan al mes en curso y son unos momentos especiales. También esperaba que tú cumplieras tu promesa y ya te imaginaba organizando y preparando documentación. Después de recibir tu mail al que ya te contestaré, comprendí que el momento ya estaba cerca.
    Y sí ya estamos otra vez dentro del Bosque y ahora tú serás la que nos presentarás a Félix, un Félix que no podrá esconderse detrás de la literatura, tu nos hablarás de tu hijo, y otras veces imagino que nos descubrirás parte de su obra desde que empezó a escribir.
    Lidia mantengo mi banco en un rincón de ese Bosque que siempre ha sido remanso de paz y estoy segura que tú la primera, y todos los que queremos a Félix, –en presente- también, sentiremos que quien lo preside sigue siendo él, aunque ya estaba dispuesto a compartirlo contigo, porqué acuérdate que ya te vino a decir una vez que tu tendrías una gran protagonismo en este Bosque, y es que a veces Félix hablaba de una forma que parecía predecir el futuro, y fíjate si no en esa entrada “El día que ya no esté”, pero ahí en algo se equivocó, con su humildad no se imaginó que el Bosque nos había atrapado y aún cuando él físicamente no está, sigue el eco de su voz en sus palabras.
    Así es que Lidia, ánimo con este homenaje que le vas a dedicar a tu hijo, que seguro que Félix también ya tiene su banco y va a leerte con esa admiración que siempre te tenía. Y por mi parte, muchas gracias Lidia por tu esfuerzo, me siento muy agradecida y aquí me tendrás.
    Un abrazo muy fuerte para ti y para su gran amigo Yoandy
    Carme

  8. Lidia, le dejo un abrazo inmenso.

  9. Hijo … La eternidad es hogar solo de los buenos…… ahi se que estás mi geniesito………tu Viejo chavez

  10. Me da una impresión terrible el ver su nombre escribiendo una entrada. Ese hermano del alma (así nos llamábamos entre nosotros) al que extraño terriblemente… me corren las lágrimas por las mejillas.
    Iba a decirte, querida Lidia, si se podría crear un usuario para vos, pero creo que a él le gustaría esta idea de sobrevivir a su muerte por medio de otra persona, cierta cuestión metafísica.

    Un beso enorme y abrazo de oso,

    Gabriel

  11. Sé que para todos debe haber sido un momento difícil (para los que saben lo sucedido) y de asombro para Adriana que no lo sabía, haber recibido el anuncio de una entrada nueva en el Bosque Escrito. Creánme que para mi es muy difícil, porque no pretendo ser la continuadora de este espacio, él era único y su manera de escribir, de contarles, sus conocimientos no son los mios, no soy siquiera escritora ni literata, soy economista. Sí, Gabriel, pensé en hacer un espacio nuevo y no continuar aquí, pero también pensé en que podría perderse con el tiempo la historia del Bosque Escrito si nunca mas se escribiera en él, Yoandy, Carme (gracias por su cariño y sus palabras) me alentaron a hacerlo y justo ahora he conseguido un poquito de fuerzas para comenzar. Tengo algunas limitaciones por conexión a internet a veces, por lo que iré haciendo entradas cada cierto tiempo.
    Mi propósito es mantener vivo su recuerdo y no compararme jamás con lo que él hacía y les regalaba porque eso es imposible para mi, es mostrarles al Félix,(Ernestico para mi) como era de niño, al grande, al de ahora lo conocieron ustedes y compartieron con él en los últimos diez años de su vida mas tiempo físico que yo.
    Gracias nuevamente a todos,
    Lidia

  12. Gracias, Lidia, por continuar con el blog de Félix. Una persona tan maravillosa como él jamás debe caer en el olvido.
    Un abrazo desde Galicia.

  13. Hoy he tenido la necesidad de volver al bosque escrito de Félix. Que ilusión al ver las nuevas entradas por sorpresa. Un fuerte abrazo Lidia desde Barcelona. Jordi

  14. Entre a este bosque inmenso, buscando al hombre que habia detrás de un post y una noticia, lo recorrí completo de fin a principio , encontré all hijo, al amigo, y al hombre que fue Felix…encontré a una madre que me recordó muchas cosas , reglana como soy pude imaginarlo niño, corriendo por el pasillo, lo imagine en las calles de un pueblo que él amó y quizas poco lo conoce,me alejé llena de tu dolor , también mio y de muchos.Hoy amanecí pensando en la fecha, entre despacio, gracias por estar, aún este bosque entrega hermosas flores y se puede respirar su aroma

  15. Gracias Zaida.
    Jordi, sé que eran buenos amigos, su comunicación contigo era muy asidua.
    Bárbara, si eres de Regla debo conocerte no? escríbeme a c.lissetlopez@gmail.com, no recuerdo quien eres, discúlpame, pero por tu apellido me lo imagino y además porque conoces el pasillo.
    Gracias por apoyarme, a ver si sigo con las fuerzas…
    Un abrazo a tod@s.
    Lidia

  16. ¿Necesita un préstamo? En caso afirmativo solicitar más información a través de georgemorrisloanfirm@live.com

  17. prima no sabes que tristeza senti cuando por primera vez me siento en esta pagina a leer tus sentimientos oh lidia no sabes cuanto sufro junto a ti tu dolor sabes que somos como hermanas y eres valiente e inteligente aqui plasmo mi amor por ti y mi apoyo hacia ti tu hermana maribel mayo 24,mayo 20l3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: