VERANOS CONGELADOS

A veces me sorprendo al constatar cuánta diferencia existe entre el recuerdo nítido de tiempos distantes que conservo en mi memoria, y las imágenes “reales”, plasmadas en soporte tecnológico, que existen de ellos. Los míos no son recuerdos fabricados, puedo definir piedra a piedra, bocanada a bocanada, cada evento que he vivido, cada hecho presenciado. De niño siempre dijeron que tenía yo un gran don -ciertamente exagerado- para recordar, aunque con los años ese don haya podido convertirse también en castigo para las personas implicadas en acontecimientos no siempre agradables. Últimamente he sentido la necesidad de evocar de una vez todos esos momentos, tal vez con el ánimo de exorcizarlos, tal vez para compartir esos fragmentos de realidad, o como un reto de fabulación para ver hasta qué punto soy capaz de dar forma viva a lo que hoy -muy probablemente- muy pocos recuerden o quizás nadie.

Voy a comenzar por cosas muy simples. Esta noche he revisado dos películas cubanas filmadas a finales de los ’80 y principios de los ’90 en el barrio donde crecí, en Regla. He conseguido hacer cuatro capturas de pantalla: dos de María Antonia (1990), de Sergio Giral; dos de Madagascar, de Fernando Pérez (1994).

La primera de las imágenes es de la calle donde crecí, Rafaelli, tal como era sobre 1989, antes de yo mudarme definitivamente de aquel lugar. Recuerdo perfectamente el momento de la filmación: regresaba yo de la escuela, y estaba la cuadra entera repleta de gente hacia las esquinas, mientras despejaban la calle para que los personajes transitaran, y recuerdo aquel muchacho joven vestido de monaguillo con aquel incensario… Esa era la escenografía natural de mi calle: no hizo falta ningún otro decorado.

En la segunda foto se ve una puerta: nada menos que un close up sobre la ya inexistente aldaba del portón principal de la casa de la calle La Piedra, donde murió Luisa Pérez de Zambrana en 1922, en franco estado ya de deterioro (hoy es una auténtica ruina). Lo recuerdo hoy como era entonces, como recuerdo las sombrías estancias del caserón.

Las últimas fotos corresponden a la famosa línea del tren de Regla, la calle 27 de Noviembre, con la cámara enfocando desde la calle Martí hacia las calles Bazo y Benito Anido. Al fondo de las fotos puede “intuirse” el estadio municipal de béisbol, donde solía pasar tantas tardes jugando voleibol o baloncesto en sus canchas contiguas, o haciendo atletismo en la pista. Con suerte, si algún día alguien rescata una serie cubana de aventuras de los años ’80, “Los campeones” (conocida también como “Los pequeños campeones”), puedan divisarme en uno de los capítulos finales, corriendo sin camisa, blanquito y delgadísimo como siempre, con un pantalón corto y mi pelo castaño liso, entrando y saliendo como figurante casual, con el entusiasmo de un niño inquieto (lo que exactamente era).

Todas estas imágenes siguen clavadas en mi cabeza como si las hubiera vivido ayer mismo. La bruma que atraviesa las capturas de pantalla no tienen que ver para nada con la lucidez de mis recuerdos. Imágenes que, mientras pasan más los años, devienen evocaciones, reconstrucciones cada vez más abigarradas e increíblemente dulces de lo que en realidad fueron. La memoria es un animal bastante travieso. Y feroz, muy feroz.

~ por Félix Hangelini en agosto 27, 2011.

3 comentarios to “VERANOS CONGELADOS”

  1. Què xulo!

  2. Niño, cuántos recuerdos me has traído. Un abrazo.

  3. No sabes cuánto daría por volver a aquellos años, mucho mas ahora que estoy de nuevo allí. Solamente para cambiar la historia…..Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: