GATO GRIS EN LA TAPIA

Una sombra enseña los dientes pero no es más
que una sombra. Desde su lejanía
sombra sólo parece, desgrana
las miles de ideas que acuden a la palabra,
al necesario algoritmo. Un árbol de membrillo
revela un paisaje de transparencias
limitadas a mi idea de bosque.
El cielo acaso planea
sobre la realidad,
esa misma sombra que me mira
sobre la tapia, distante y sólida como un dolor.
El cuerpo que establece un territorio propio
quizás lleve mi nombre. Alguien lo vocifera
como el crujir interior de un animal
rompiéndose. Enseña los dientes con paciencia,
estira sus patas de látigo sobre la cal,
brillan los ojos. El hálito es un humo inesperado.
Una sombra que me devuelve la misma visión desde su palmo,
un páramo vecino, un patio cualquiera
adornado de vasijas y fosas, con un árbol de membrillo
al centro.

                        A lo lejos
alguien asoma la cabeza. Yo semidesnudo
dentro de la habitación prestada
oteo los paisajes que gotean en la idea.
Estiro los brazos, tomo aire, mi figura se alarga
inútilmente. A fin de cuentas
las formas de las sombras nunca mutan.

Félix Hangelini
Madrid, 25 de julio de 2011.

~ por Félix Hangelini en julio 25, 2011.

4 comentarios to “GATO GRIS EN LA TAPIA”

  1. Si hi ha una habilitat que envejo dels gats és la facilitat de canviar de punt d’observació. Si s’han cansat de jugar amb els nens, si troben que hi ha massa gent, si hi ha algú que els ha cridat l’atenció, etc… saben trobar diferents punts i diferents alçades des d’on fer-la. I de manera semblant crec que és la feina del poeta, observar amb els seus ulls i tenir l’habilitat de canviar també els punts d’observació. O fins i tot arribar a expressar els sentiments a través d’un gat, com va fer Wisława Szymborska en el seu poema “Un gato en un piso vacío”. Sent Szymborska molt pudorosa amb els seus sentiments, va aconseguir amb aquest poema deixar anar el dolor de la pèrdua que va patir.
    Félix m’agrada el poema que ens has deixat.
    Una abraçada,

  2. Hola!

    porque a veces también intento desperezarme y me confundo entre las sombras que no mutan. porque fue intimo tu poema, desgarrador la lejanía del membrillo, su fecundidad transparente en mis ojos amarillos. por ti. Gracias

    Deseo ofrecerte:

    Mi pie es la dimensión exacta del caos,
    el rojo frenesí
    demoledor de los algoritmos óseos
    que estructuran el grito.
    Ando con el nudo silencioso del estómago,
    la garganta
    borboteando contra el hierro rugoso de la muralla.
    Ando desnuda y fría de traiciones.
    Mi lenguaje ha sido sepultado en la fosa común,
    junto a los gigantes.
    Ando moribunda
    sin pensamiento vil, sin nobleza.
    Mis ojos se juntan al infinito provocador
    sostengo su mirada,
    arriesgo.
    Lentamente
    me convierto en bruma.
    Soy el holograma imperfecto
    medieval
    del carmesí de las frutas.
    He fallado.
    El pacto me congela el alma
    y la nada
    revienta contra mi petulancia.

    Saludos.

    • Gracias, Jinny. Me alegro de que el texto te haya gustado e inspirado. Todo un privilegio que compartas tus versos conmigo y con aquellos y aquellas que visitan este pequeño espacio. Un abrazo grande.

  3. Maravilloso poema. Los gatos son seres mágicos y solo pueden ser imaginados a través de los versos donde se arremolinan todos los misterios. Gracias por acercarnos a los tuyos. Eva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: