TODOS ESTAMOS EQUIVOCADOS

Viajar en esta acera-cobijo me ha hecho ‘comprender’ ciertas cosas: no permitirme el desencanto fácil, persistir, observar y seguir transitando sin reacciones abruptas. Toda reacción abrupta puede ser -y de hecho muchas veces es- malinterpretada. Con cada golpe de timón uno levanta una polvareda para la que muchos pueden no estar lo suficientemente preparados. Así que he preferido amar la paz, la quietud, no exigir demasiado a la hélice del ventilador y no agotarme.

Hubo un tiempo en que no fue así, en que sobredimensionaba todo, hacía juicios rápidos de valor (por desgracia acertados casi al ciento por ciento, tengo un escalofriante ojo clínico), y dictaba mis propias sentencias drásticas sobre lo que debía o no hacer. Pero un día decidí que ese afán era dictatorial y… ya se sabe, tengo alergia a las dictaduras de todo tipo.

Entonces lo mejor fue asentarse en el propio espacio, comulgar con los elementos, rebajar la intensidad de los tonos y ser ligero, casi como si pudiera flotar por encima de los problemas y necesidades. Recuerdo tardes dolorosísimas en La Habana, donde a pesar de estar rodeado de la “familia” y de una buena camada de “amigos”, no tenía con quién hablar, a quién confesar mis obsesiones, mis miserias, tampoco las gratas noticias del día a día. Mi familia no escuchaba (tampoco lo hace hoy), sólo gritaba o estaba demasiado ocupada; mientras que muchos amigos ni siquiera cogían el teléfono al saber que era yo quien llamaba (una primera llamada que era respondida con un saludo, y al escuchar mi voz, hacían como si no oyeran nada… siempre les hice creer que aceptaba sus explicaciones, siempre achacando la culpa a un cable telefónico mal colocado; al final era un pacto, nuestro pacto: ellos mentían y yo salvaguardaba la amistad y mi sonrisa), otros se escabullían sigilosos para no atenderme, o sencillamente me decían a la cara que no tenían tiempo (en este caso, ganas) de escuchar. Siempre he aceptado con humildad, al final se trata de un derecho ajeno, y jamás he evaluado a nadie ni rebajado el afecto por esas decisiones (o no he querido hacerlo). Vivir inmerso en esa relativa soledad me ha proporcionado grandes beneficios: he aprendido a prescindir de los demás para salir adelante. Lo que para muchos es triste y hasta inconcebible, a mí me ha hecho fuerte.

Comprendo que en ocasiones la necesidad individual de comunicación ha de tener en cuenta la posibilidad del otro, el momento y la disponibilidad. Con las personas que estimo, no obstante, siempre tengo ojo, oído, mano y lo que se necesite, en el momento que se necesite. A veces ni siquiera tienen que pedírmelo porque los intuyo. Así lo veo yo, así lo entiendo. Desgraciadamente, no es un hecho recíproco en casi todos los casos (hay excepciones muy honrosas porque hay almas cuyo tamaño es imposible calcular), y sé que todavía me queda por aprender mucho más en este terreno. No tengo prisa.

Desde la ventana de mi casa no veo ya el mar, pero sí tres bonitos árboles de membrillo. En épocas de insomnio, no viene mal observar el comportamiento de la naturaleza.

~ por Félix Hangelini en abril 17, 2011.

8 comentarios to “TODOS ESTAMOS EQUIVOCADOS”

  1. Me gusta el título: “todos estamos equivocados”, es un buen inicio, partes de la apertura, la comprensión, la aceptación.
    Te entiendo muy bien, parece que compartimos muchas cosas, también la soledad relativa……
    Es extraño, uno puede comunicarse con sus amigos, familia, en la más absoluta soledad. Vamos aceptando los escollos y aprendiendo a sobrevivir, creamos un espacio donde las dimensiones del dolor se reducen, se travisten, y nosotros mismos comprendemos que para seguir hay que renunciar a parte de nuestra esencia. Me gustan tus árboles de membrillo, los tres, recios, generosos, y fuertes. Y me gustas tú, tu fuerza, tu generosidad y tu entereza.
    Poco a poco voy floreciendo (también yo). Todo llega, no pierdas la esperanza, ni la fé en los demás, ni en la vida. Aunque tantas veces cueste……..

  2. Encara que resti muda estic darrera la pantalla i llegeixo amb interès el que ens deixes compartir.
    Des dels meus 56 anys t’he de dir que al final a mesura que van passant els anys el que realment queda i importa és la sinceritat i coherència amb un mateix i amb els altres. Això segur que al llarg del camí allunya persones però al mateix temps les que van quedant seran més valuoses.
    També el temps fa veure que entre el blanc i el negre hi ha matisos. Anem aprenent amb les decepcions o cops que rebem i els que provoquem. I així és com anirem incorporant matisos.
    És veritat que la soledat acostuma a enfortir a les persones però… ¿De què serveix tornar-te més fort perquè s’ha triat la soledat? A mesura que t’acostumes a la soledat vas teixint una cuirassa més rigida que anirà provocant distància –invisible- amb els altres. I arribarà el dia que sentiràs un gran enyorament de compartir sentiments, riures i llagrimes.
    Si mirem la naturalesa va combinant moments d’esplendor, de llum, d’eclosió on tot es prepara per provocar-nos que sortim de nosaltres mateixos i que ens retrobem. Després fa un gir de gairebé 360º i la llum va minvant, els colors van enfosquint i tot es va assecant i sentim que nosaltres fem el mateix, ens tanquem més a casa i el cor sembla que també es va refredant. Però això és només l’instint, després cal posar fil a l’agulla i anar a la recerca de compartir sentiments, riures i llagrimes. Perquè Félix quan la vida s’emporta persones que estimes, el que queda és tot allò que vas compartir. No hi ha res més.
    Una abraçada molt forta,

  3. Todos estamos equivocados, lo peor de todo es cuando nos damos cuenta demasiado tarde, cuando ya el daño está hecho, cuando el regreso es imposible y cuando ya la vida nos pasó la factura. Pero la vida es así y la experiencia jamás está unida a la juventud, al final sólo sirve para pagar un precio que casi siempre es demasiado alto, es como una deuda impagable y que nadie condona jamás. Tu reflexión de hoy me ha hecho oprimir aún mas el corazón, que cada día es más pequeño y menos fuerte,me siento la máxima responsable de tus soledades y tus tristezas, pero también de tu carácter fuerte y tu nobleza de alma.Hoy, ante una separación y una lejanía dura y triste para mí, me doy cuenta de que los errores, por inexperiencia o por inmadurez, pero errores al fin, se pagan bien caros. Sólo me queda el gran orgullo de haber engendrado un ser maravilloso, humano, inteligente, capaz y fuerte, analítico y de un alma muy grande, sólo me queda la satisfacción de haberte traído al mundo para que muchos te conozcan(quizás los que te negaron la atención en su momento sean los que hayan perdido)y sepan de la grandeza de tu espíritu y tu valor. Tú eres una persona muy especial y los que se ganan tu cariño te tienen incondicionalmente siempre, eso lo sé. Yo te pido me perdones mis errores para contigo en esos momentos en que me necesitaste tanto y yo no me di cuenta de ello, pero quiero que sepas que no hay un instante en que no estén ustedes dos, tú y tu hermano, presentes en mi vida, haga lo que haga, piense lo que piense, esté donde esté. Ya son seres independientes, grandes, pero para mí siempre serán mis niñitos pequeños!!! Los adoro!!!!

  4. Hay sabiduría y dolor en tus palabras. Al final todo esto se llama madurez. Lamento el dolor de tu madre, que a pesar de lo pasado no creo te entiende. Ella responde con amor de madre, tampoco creo que lo pueda hacer de otra forma. Seguimos al habla, ¿qué hay con tus planes futuros?.

  5. Madre, este post no iba exactamente por ti, ya te lo he aclarado por mensaje privado pero no quiero mezclar las cosas. Me refería a otras experiencias. Las más personales siempre se quedan conmigo, no me gusta ventilarlas.

    Respondo tu comentario con otra entrada de mi mismo blog: http://felixhangelini.wordpress.com/2010/05/10/madres-cubanas/

    Te quiero. Tu hijo.-

  6. Hay una frase de Porchia, que seguramente conozcas, que dice: “Sabes tanto de mí y no me comprendes. Saber no es comprender. Podríamos saberlo todo y no comprender nada.”

    Estoy totalmente de acuerdo con el título… Es difícil tejer mi opinión sobre ese título, es largo… Pero estoy convencida de una cosa: aquellas personas sordas, egoístas, independientes de las demás personas, están más equivocadas que aquéllos que buscan oídos y palabras donde apoyarse; son minusválidos, sin darse cuenta, dentro de ellos mismos. Hay gente que desprende luz, energía, y otros que la exprimen a los demás y la recolectan. Si no hay energía, no hay personas de donde cogerla, hay que aferrarse a aquellas cosas que nunca nos fallan, como bien dices, a la naturaleza. Debería haber un circuito cerrado de transmisión, recíproco, pero muy pocas veces existe -entre personas-.

    Cuanto más tiempo pasa, más me doy cuenta de que no se trata tanto de estar equivocado o no en sí mismo, sino en un tipo de “minusvalía”, de ceguera. La gente está muy equivocada pensando que una persona en silla de ruedas es más inválida que otra que puede caminar, todo es relativo a hacia dónde lo enfoques.

    Ánimo, la naturaleza silba, mueve sus colores ondeándolos con su susurro cálido de primavera. La luz se filtra sobre ese arcoiris, hay que buscar la luz, como así la buscan las flores más pequeñas, los árboles más fuertes.

  7. Como diría el bueno de Charly (quien ya sabes que anda parejo a ti en mi memoria):

    Vuela lejos, muy lejos, de estos miasmas infectos;
    vete a purificar en el aire más alto,
    y bebe, como un puro y divino licor,
    ese fuego que colma los límpidos espacios.

    Detrás de los hastíos y los vastos pesares
    que cargan con su peso la brumosa existencia,
    feliz aquél que puede con vigorosas alas
    lanzarse hacia los campos luminosos, serenos;

    y cuyos pensamientos, tal las alondras, hacia
    los matinales cielos un vuelo libre emprenden.

  8. Grande Baudelaire, “hypocrite lecteur, mon semblable, mon frère!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: