PEQUEÑAS VASIJAS DE DOMINGO

III

En pequeñas vasijas de domingo
-frágil definición de los errores-
aplaco dulcemente mis temores
de no ser en la luz que no distingo.

Si no hay nada que hacer, ¿cómo me empeño
en revolver los nidos empollados,
y engendrar pájaros desamparados
cuyo final se detendrá en el sueño?

Arde el fuego, y vacilo lentamente
las cárceles de luz donde me encuentro.
Si ciego soy, ¿por qué lloro la imagen

de la carne que muere duramente
sin comprender que me he quedado dentro
y que nunca saldré, ni aunque la sajen?

*Félix Hangelini, Restauración de la luz, 2007.

Anuncios

~ por Félix Hangelini en septiembre 26, 2010.

3 comentarios to “PEQUEÑAS VASIJAS DE DOMINGO”

  1. Si ciego soy, ¿por qué lloro la imagen de la carne que muere duramente sin comprender que me he quedado dentro y que nunca saldré, ni aunque la sajen?

    No leía nada tuyo desde… desde un poema que subiste hace mucho (demasiado como para acordarme del título, aunque si logro acordarme de que hablaba de una carretera). Tendré que pasar mucho más frecuentemente por aquí, Fe.

    Ya te preguntaré sobre posibles interpretaciones de este poema.

  2. Pues sí, deberías pasarte más, que no puede ser que te hayas quedado en la carretera de Sóller (que conduce únicamente a Sóller).

  3. Huy hijo, esa imagen se mantiene idéntica….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: