EL GRITO

Francis Bacon- Estudio para base de crucifixión

Y ahora miren cómo me divierto
entre las sábanas rotas las elegantes
y me sale una oropéndola por el oído
y silba frases graciosas inaprensibles
miren cómo me divierto y miro por el hueco
del cristal como sucia paloma
divirtiéndome viendo a los otros reír
morir de risa atragantarme con su risa
o la cosquilla cómo noto el viento calenturiento
mientras se quitan la ropa y se retratan
y me divierto juro por dios que me divierto
sentado en la silla en la imaginable postura del mismísimo dios
y acierto el designio río con las bambalinas
y los trajes usados y la malaria
que brota como semilla desde el corazón
pero ahora miren cómo trato
de detener mi carcajada en la palma de la mano en el matiz
de una nariz semejante a mi enorme nariz
tras la puerta miren cómo prosigue el espectáculo
y alzo las sábanas soy ese fantasma que no aparecerá
y otros dicen que estoy triste y me divierto
porque me divierto es la pura verdad
e incluso me divierto con los que dicen que no podría
acerco el vaso con esta nada tan certera
y a mi lado Michael el inglés repara en voces
más parecidas a su bella sonrisa que a los artefactos
que no veo porque me estoy divirtiendo a chorros
y los chorros caen se derraman con ternura sobre la ciudad
un perro gordo y perfumado repite emociones con sus aullidos
un cuervo fornica desesperadamente sobre un cuerpo en descomposición
suele parecer que me divierto y es exactamente así
suenan los ascensores estancados en alguna parte
cuido el ojo a veces aparece alguien con una estaca
y la clava en el hueco no importa entonces la sábana
ni el grito indescifrable
del que quiere quedarse ciego y todavía sonríe
uno que se parece a mí trata de imitar la carcajada
amplia la exploración de mis cuencas no lo consigue
demasiado silencio arrastra moscas alrededor
de un lado al otro del mar río para que me oigan
los de adentro que han borrado otras manchas
y ahora miren bien qué manera de divertirme
cuando abro los brazos como una efigie jorobada
de payaso o de monstruo
oculto en el cristal
ellos no se sienten espiados no se dan cuenta de su follaje
dejado sobre la mesa en unas cuantas canastas vacías
entre sus olas y alas hay una diferencia absurda mínima
quiero explicarme bien pero no paro de reír
con series interminables:
el vasto andamio no escrito una ilustrísima vaca
desternillada en el pasto creciendo por todos sitios
mientras le sale una oropéndola por la oreja de fango
musita paisajes leves levitantes
y papeles quemados
con todos mis dientes ausentes presentes eufóricos
si levantan la mano al mismo tiempo
miren ahora cómo me divierto tengo los ojos cerrados
no sé quién está afuera pero seguro lo imagino.

*Félix Hangelini. La Devastación. La imaginación de la Bestia, Valladolid: Fundación Jorge Guillén, 2006, pp. 17-18.

~ por Félix Hangelini en julio 2, 2010.

Una respuesta to “EL GRITO”

  1. Agraïda per la teva rebuda, t’he de confessar que fa alguns dies que vaig descobrir el teu blog, però fa temps que et llegia fora del blog.
    En el bosc de vegades hi ha foscor però cada dia li arriba la llum del sol, i a nosaltres ens passa el mateix. M’agraden els teus poemes, m’agrada que t’agradi tant l’Emily Dickinson i m’agrada la finestra que ens ofereixes, el bosc sempre és ple de tot.
    El riure del poema d’avui el trobo una mica trist i em deixa un pes al damunt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: