LA GOLONDRINA NEGRA

http://picasaweb.google.com/lh/photo/Np-QKHLz-JFsIOIVE5XKzA

Sobre las nueve de la mañana, en el letargo de mi migraña, mi compañera de piso echó a gritar asustada por el pasillo. Como sabéis -sobre todo quienes me habéis visitado-, mi piso es espacioso, de puntal alto, y si estás conversando en el salón que da a la calle, puedes perfectamente ni enterarte en las habitaciones, pues dan hacia el otro lado, hacia el patio interior de la manzana. Pensando que se trataría de algún insecto, me levanté de la cama, pues Samantha había echado a correr por el pasillo y casi había llegado frente a mi puerta. No sabemos cómo ni por dónde, se nos había colado una golondrina negra, que no paraba de moverse como un proyectil, impactando contra el cristal de las puertas de los dos balcones. Apenas alcancé a ver un bulto negro desplazándose a una altísima velocidad.

Para evitar salir heridos por cualquier acto de desesperación o nerviosismo del animal, y que el pobre pájaro tampoco se dañara más, esperamos a que se calmara, y cuando lo hizo y la paz fue total, pude localizarlo sobre una de las cortinas rojas de una de las puertas, con la cabeza metida dentro de la cortina, como intentando (inútilmente) camuflarse. Aproveché y abrí la otra puerta, la dejé abierta de par en par y agité la cortina para que reaccionara el animal y pudiera escapar, pero apenas se movió para reacomodarse en uno de los barrotes de la puerta. Me acerqué a ella y le vi su ojo, su ojo inquisidor y atento, y al mismo tiempo calmado y grisáceo. No la noté nerviosa, no respiraba asustada, tan sólo se estaba quietecita, como cansada o resignada. La dejé en su sitio, ni siquiera pretendí tocarla.

Samantha se fue a trabajar y yo regresé a la cama. Cerramos la puerta que da al salón y dejamos la puerta del balcón abierta para que pudiera volar si quería, cuando quisiera. Al regresar Márton de la universidad, la golondrina ya no estaba. Le habíamos dejado una nota de advertencia, pero no alcanzó a ver al animalito.

Hay cosas en la vida que, de repente, se llenan de significados, aunque sólo sea el encierro casual de una golondrina negra en el salón de casa. Dicen que las golondrinas son aves sagradas. Siempre recuerdo que en la Antigüedad, había muchísima superstición en relación con los pájaros negros como portadores de noticias. Pero yo, que soy supersticioso a ratos, creo que con la fuga de esta golondrina algo más se ha ido, se ha liberado algo definitivamente, aún no sé qué, no sabemos. O quizás sea sólo ese pequeño pajarito que ha entrado a casa, como otrora hacían los gorriones sobre mi cama en mi casa de La Habana, metiéndose entre las rendijas de las ventanas en mi instituto preuniversitario y visitando mi cubículo mientras yo leía o descansaba, o sencillamente acercándose a mí en los bancos en Venecia, frente al canal de la Giudecca, para que les diera de comer de mi mano. Sólo que esta vez no era un pequeño gorrión sino una golondrina negra, más aristocrática, más errática y majestuosa, que no jugaba ni llamaba con sus alas a mis cristales, como en el poema de Bécquer, sino que necesitaba salir a su libertad, porque quién sabe si anoche nos hubiera acompañado, habiéndose colado mucho antes y permaneciendo igualmente quieta, silenciosa, durante esta madrugada, al cuidado de nuestros sueños.

Así acaba abril. Con una golondrina negra que ya debe estar volando hacia otra parte.

Anuncios

~ por Félix Hangelini en abril 30, 2010.

6 comentarios to “LA GOLONDRINA NEGRA”

  1. Hijo, cuántas personas te comentarían un significado por la entrada de esa golondrina en tu casa! muchas pienso, sobre todo por acá en donde las supersticiones vuelan, como las mismas aves…Si quieres uno, piensa que ha entrado a decirte que sigas adelante, que sigas con fuerzas y seguro en que alcanzarás tu objetivo, si quieres otro te diría que entró para limpiar tu entorno de envidias o malos pensamientos, pero creo que solamente entró porque algo de tu casa llamó su atención y cansada, entró a recobrar sus fuerzas para seguir volando, quizás sabía que ustedes no le harían daño, ni la limitarían en su libertad, ni la retendrían, simplemente. Hoy fue una golondrina negra, mañana puede ser un gorrión, o cualquier otra ave. Mil besos. Sigo con problemas para comunicarme, aunque por suerte, puedo leerte todos los días en este bosque que sigo a diario, en donde entro para saber de ti, como estás, que haces y en donde recibo y te envío mi bendición. Cuídate mucho. Te quiero mucho.

  2. hola entre aqui por curiosidad,buscando un significado a una golondrina, para ser mas clara un vencejo que entro en la cocina de mi casa y sinceramente esta respuesta fue la mas tierna e inspiradora senti por un momento que era mi madre que me estaba dando la respuesta gracias por sus palabras.

  3. Hola Isabelita: Gracias por comentar y bienvenida al blog. Como te habrás dado cuenta, lo tengo un poco abandonado, pero igual pronto me animo a volver a escribir en él. No me trates de usted, que no soy (tan) mayor… o eso creo.

    Desconozco el significado de la entrada de un vencejo a casa, igual estaba perdido en medio de sus migraciones, necesitan acudir a zonas templadas. Pero mira, ahora tienes la ocasión de darle tu propio significado, y que sea aquello que prefieras. En definitiva, la superstición y el simbolismo son creados por las personas para ver en determinados actos, pautas y señales de algo que esperamos o tememos. Llena el hecho de todo lo bueno que creas y deja ir al pajarito, que igual ha entrado a tu casa a recoger una energía que no debía estar allí.

    Un abrazo.

  4. recuerdo perfecto cuando leí este relato, Félix y la angustia que me provocó todo el día pensar en esta golondrina negra. Paso, releo, y pienso en ti y en tu madre. No logro superar la tristeza. Pero queda este espacio. Hay que seguir llenándolo de vida.

  5. estoy muy emocionada con la experiencia de ver entrar una golondrina negra en mi casa y lo mas curioso es que es muy similar a tu experiencia yo la vi primero me asuste y me fui corriendo a contarle a mi pareja cuando le dimos libertad fue una sastifaccion de paz y alegria

  6. el dia 7 tambien entro una golondrina a casa, yo me asuste pense que era un murcielago su vuelo es raro, mas mi novio la agarro y ella quedo inmovilizada, cuando la liberamos ella no quizo salirde la casa parecia que queria quedarse fue extraño, puesto que s acostumbrado que las aves se asuten ante la presecencia de humanos
    La soltamos y ald ia siguiente recibimos una muy buena noticia, lo he tomado como una señal de Dios , de que momentos muy buenos aun estan x ocurrir 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: