Y TÚ QUÉ HAS HECHO

Lo sé, oigo canciones antiguas. Melodías que casi nadie escucha ya. Cosas de viejos, que dirían en mi tierra, pero que me encantan. Siempre me gustaron, me las aprendí todas cuando era niño, y aún cientos de canciones más de muchas épocas distintas. A veces llamo por teléfono a mi amiga Marta y de repente me dice una frase que me recuerda una de esas canciones de principios del siglo XX y me arranco a cantársela como un loco y ella se ríe y me sigue la rima y acabamos en un dúo improvisado. Tengo el alma de mis bisabuelos y tatarabuelos, una pasión inmensa por el origen de mi cultura, una forma muy musical de entender las palabras. Si soy la reencarnación de alguien, seguramente ese alguien tuvo que ser un romántico de inicios del XIX u otro que pudo sobrevivir hasta bien entrado el siglo XX.

El año pasado, mientras estábamos de congreso en Lisboa, le canté a mi amiga Eva esta canción de Eusebio Delfín y a ella le pareció preciosa. Si uno se fija en la letra, es como una pequeña fábula donde un árbol le canta a una niña que lo ha tatuado. Sin embargo, como en casi todo el imaginario cubano, puede hacerse otra lectura, de índole más sexual. Ambas son lógicas, aunque prefiero lo inocente a lo perverso, sabiendo que ambos extremos también tienen su dosis de poesía y que no puedo dejar de pensar como cubano.

Os traigo el lamento del árbol, podéis interpretar lo que estiméis, sois libres. Pero no dejéis de escuchar y seguir la maravillosa melodía de esta canción que cantaba mucho mi abuelo, y que -lo recuerdo muy bien- me enseñó mi madre cuando yo tenía siete años, en aquel solar reglano de Rafaelli (por los días de la muerte de Moraima Secada, puedo precisar aún más), en una de esas tardes que yo dedicaba a aprender canciones que sabía que con los años disfrutaría, como hoy, recordando.

Y TÚ QUÉ HAS HECHO, Eusebio Delfín

En el tronco de un árbol una niña
grabó su nombre henchida de placer
y el árbol, conmovido allá en su seno,
a la niña una flor dejó caer.

Yo soy el árbol conmovido y triste,
tú eres la niña que mi tronco hirió.
Yo guardo siempre tu querido nombre
y tú, ¿qué has hecho de mi pobre flor?

Anuncios

~ por Félix Hangelini en abril 28, 2010.

3 comentarios to “Y TÚ QUÉ HAS HECHO”

  1. Mi abuelo materno cantaba todas las canciones de Eusebio en casa. Resulta que Eusebio Delfin era su tio.

  2. Unicamente conozco la versión de Compay Segundo que grabó para el cd “Buena Vista Social Club”, correspondiente a la banda sonora del fil homónimo. Bellísima canción por decir lo menos…

  3. Alejo, no me vas a creer, pero por el apellido de Eusebio pensé en ti. Uno siempre piensa que en Cuba todos los del mismo apellido tienen cierta posibilidad de ser familia, y los Delfín no es que sean muchos. Gracias por sacarme de dudas.

    Gabi, hay muchas versiones de esta excelente canción. En Cuba sin embargo es cantada sólo por los cantantes de música tradicional, y diría yo que por los que aman de verdad la música cubana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: