LAS MUERTES DEL CISNE

Dicen que los cisnes, antes de morir, son capaces de emitir un último sonido parecido a una melodía. Eso mismo debió entender Camille Saint-Saëns cuando en su Le Carnaval des animaux (1886) compuso “Le Cygne”, una pequeña pieza para violoncello, que se suele acompañar por arpa. Fue la única suite que Saint-Saëns autorizó para que fuera publicada tras su muerte, pues temía que el resto de la composición del Carnaval dañara su reputación como compositor serio. “El Cisne” es, dentro de las piezas instrumentales, mi favorita. No sólo por el tono elegíaco, sino por la propia cadencia, por la intimidad que produce, por el lamento de algo que muere y que al final parece dar sus últimos golpes sobre el agua, como agarrándose a la existencia. En La Devastación (2006) la utilicé como pretexto para escribir esta “Melodía del amor”:

Hay un atolladero de cosas por decir
se agolpan en largas filas interminables donde
sus signos se confunden con el signo de otro
una gota de ciénaga resbala por el cuello del cisne
y le prohíbe el gimoteo esa sábana blanca
cayendo por su cuerpo ya no se transformará
en la novia de nieve de la esperanza
ya no será más aquel pájaro cansado
con un poco de fango ahogándole la voz
tras la cortina fría de un agua inexistente
hay un atolladero de cosas por decir
se agolpan en largas filas interminables donde
sus signos se confunden con el signo de otro
que chapotea.

Entre las interpretaciones más intensas que se han hecho de la muerte del Cisne, las versiones del ballet son -por la integración de lo visual con lo musical, del movimiento, la representación escénica y el virtuosismo corporal- de las que más conmueven. Esta pieza, con coreografía de Michel Fokine, hizo famosa a la legendaria Anna Pavlova, y luego contribuiría a convertir también en mito a Maya Plisetskaya, dos de las bailarinas más importantes del siglo XX.

De Plisetskaya, prima ballerina assoluta, traigo este momento: su versión de 1975, a sus 50 años (nació en 1925). Y si queréis ver algo aún más impresionante, podéis buscar su actuación en la gala de la compañía de Ballet Kirov, bailando esta misma pieza, ¡a sus 75 años!

~ por Félix Hangelini en abril 3, 2010.

9 comentarios to “LAS MUERTES DEL CISNE”

  1. Félix, ¿qué tal todo? Sigo leyéndote religiosamente, no creas que he desaparecido tan pronto. Gracias por este vídeo, es una maravilla.

  2. No puedo parar de verlo, es realmente precioso.

  3. Impresionante, ¿cierto? Sobre todo esa línea y el movimiento de los brazos…

  4. Cuánto virtuosismo!!!!!!!. Coincido contigo en el movimiento de los brazos, una perfección total!!!. Coloca el link de ella bailando esa pieza a sus 75 años.

  5. Ya no con la misma fuerza, pero quien tuvo, retuvo. Cada vez que veo este video recuerdo a mi abuela, que es más joven que la bailarina rusa.
    Aquí con sus 75 años,

  6. Y aquí una joya histórica: creo que es de las pocas filmaciones que se conservan en buen estado de Anna Pavlova, el gran mito del ballet romántico del siglo XX. http://www.youtube.com/watch?v=R3kPxWUbU50

  7. Maravillosa conjunción de dinamica muscular y mental. Un beso

  8. En realidad saint saens quiso decir que esa melodia era un canto de cisne en agonia?
    lo pregunto porque hay textos que circulan por la red que dicen que esa musica significa el sereno y natural paseo de un cisne en su habitat natural…
    yo me quedaria con lo que tu escribiste.. donde me podría documentar sobre esto?

  9. Hola Diego y bienvenido al blog.

    En realidad es un criterio generalizado basado en la interpretación que se ha hecho tradicionalmente de la composición. Es la misma interpretación que dio origen al ballet (si te fijas, Fokine llega hasta la muerte del animal en su coreografía). De todos modos pienso que sobre el tema no hay una verdad absoluta, cualquier interpretación puede ser válida.

    La mía se basa no sólo en la representación tradicional de la danza (Saint-Saëns vivió hasta 1921, y la pieza fue montada por Fokine para Ana Pavlova en 1907, así que alguna aprobación hubo de tener por el músico francés ante la interpretación del coreógrafo ruso), sino en la propia estructura argumental de Le Carnaval des animaux. “Le cygne” es la penúltima parte del conjunto. El Carnaval es una fábula con tintes de sátira, eso se refleja sobre todo en las partes iniciales y el intento de simulación del movimiento y sonido de cada animal; incluso en la parte donde alude al hombre en la piel de dos pianistas que parece que se entrenaran en un duelo de escalas haciendo ejercicios de técnica al piano. A continuación aparece la parte de los fósiles, a base de xilófono, donde recupera la evocación de la muerte que ya había trabajado en su “Danza macabra”. “Le cygne” es la pieza siguiente, la penúltima, de una soberbia belleza; el hilo argumental favorece la lectura crepuscular, o al menos la referencia -por contigüidad- de ese acto de agonía, de ese tono elegíaco. Tal vez la duda aparezca en el Final, que sucede a continuación, donde en principio se reúnen todos los animales.

    Te doy mi interpretación solamente, creo que es la más aceptada en los círculos musicales, pero no quiere decir que sea la única. Buscaré otras referencias sobre ello. y te diré. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: