LA ESFINGE

Sólo si soplo dentro de ti
oirás la enorme
pared que se disuelve.

Tantas enredaderas, tantos colores,
caricias, manchas
y amianto y una sola palabra:
luz.
Mañana podremos ser
aquello que se rompe
o se evapora
en un simple soplido.
El animal enfermo
de otra historia
sólo con que lo decidas,
con que desde la inmensidad
de la pared de enfrente
extiendas tu lanza
de arañas
para desollarlo.

Porque soy humo
en mi humo te detengo.

*Félix Hangelini, 2010.

~ por Félix Hangelini en marzo 27, 2010.

2 comentarios to “LA ESFINGE”

  1. Desde tu Cielo
    Hoy cumples 36 años, y te recuerdo con mucho cariño, como te comenté muchas veces, no te olvido ni te olvidaré. Tu lugar en mi corazón sigue intacto. Cada día al atardecer, hora en que me llamabas, inconscientemente y a veces hasta consciente, espero tu llamada, para hablar de todo. Entre nosotros hubo mucha empatía desde que nos conocimos en Gente Nueva, y desde entonces fuiste parte de mi familia. Como un hijo en Barcelona, donde estabas lejos de los tuyos. Nuestra vida cambió radicalmente después de tu involuntaria partida, ya no somos los de antes y ni volveremos a serlo. Desde entonces, que nos reíamos a carcajadas de cualquier tontería, no he vuelto a reír con ganas. Hasta te puedo decir que río y sonrío poco. Ya nada es igual. Me sigues haciendo falta para reír y vivir. Ni Guille ni Fernan son ya los mismos. El golpe que nos dio la vida con tu pérdida no nos permite recuperarnos.
    ¿Tu herencia?: tu bella sonrisa, tu cariño mimoso, tu inteligencia lúcida y una amiga que te quiere sin haberte conocido personalmente, Carme. Con ella hablamos de ti, eres el tema central.
    Te quiero y quisiera que dondequiera que estés puedas ver cómo te seguimos queriendo los que te conocimos.
    Marta Esber

  2. Querida Marta:
    Leo tu mensaje y me lleno de orgullo, sé cuánto querían a mi hijo ustedes, tuviste la dicha de oirlo cada día, yo sólo le escribía, pero sabía que se sentía cuidado por ti, siempre les agradeceré su acogida cuando solito llegó a Barcelona, esa valentía que siempre tuvo de trazarse caminos aunque los obstáculos fueran enormes y vencerlos, esa tenacidad y constancia de seguir adelante fué un sello distintivo en él.
    Te agradezco tu cariño, por él también has ganado una amiga, como bien lo nombras no lo conoció personalmente y está ahí, sigue ahí, junto a nosotros.
    Gracias Marta, Fernando y tu hijo. Gracias por amar a mi hijo como lo hicieron y como lo siguen haciendo.
    Un abrazo fuerte desde Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: