TADZIO

Secuencia final. Muerte en Venecia, de Luchino Visconti (1971).

Gustav Mahler, Sinfonía No.5 – 4to Movimiento- Adagietto.

Aschenbach en la playa del Lido. Tadzio entra lentamente en el mar al atardecer, señala al sol. Aschenbach muere en su silla.

PD Ahora me percato de que la playa del Lido, frente al Hotel Des Bains apenas ha cambiado en casi cuarenta años… sólo falta Tadzio.

~ por Félix Hangelini en marzo 12, 2010.

7 comentarios to “TADZIO”

  1. “TADZIO ENTRA EN EL MAR, SEÑALA AL SOL. AUSCHENBACH MUERE”

    Había quietud. Todo era ocre. Tristeza.
    ¡Que alguien llame a una ambulancia! ¡Hay que ayudar a ese hombre!
    Viatge cap al sol.
    ¿Por qué cojones lo que de verdad importa siempre lo percibimos tarde?
    Final de la angustia, pero también de la pasión.
    Tadzio es la belleza prohibida, Auschenbach un hombre que ha perdido el “horemus de la vida”.
    Ell ja no hi era, encara quedava el sol. No tots els sols són iguals, però ho semblen. Ja no tenim temps d’adonar-nos-en.

    Cuando era niño mi madre me decía que no mirase al sol directamente; una vez lo hice.
    La visión de lo que parece y no es, le estremece.
    porque no ha podido soportar ver algo tan maravilloso.
    Es entonces cuando Visconti chilla: Corten! Dick Bogarde tose y se incorpora de la silla y el joven actor desaparece entre las olas: se masca la tragedia.
    Impotencia, imposible expresar, nadie entendería, soledad, angustia… muerte liberadora.
    prácticamente a nadie le importa lo sucedido, es posible que los dos alcancen su momento de felicidad máxima.
    La muerte de Auschenbach se produce por el hecho de que éste mismo relaciona la entrada de Tadzio en el mar con la muerte (o posible muerte) del joven. Pero, ¿es real esta entrada de Tadzio en el mar? ¿es producto de la imaginación del protagonista?
    Tadzio entra en el mar, señala al sol. Auschenbach ya no mira.

    Creación colectiva. Grupo de Introducción a la Literatura Comparada, 28 de noviembre de 2006

  2. ¡Pero Alfredo! Me mataste con el detalle de la fecha del cadáver exquisito. Ni yo lo recordaba… Han pasado tres años y medio casi desde entonces, ¡qué tremendo! Mientras, sigo envejeciendo a la carrera.
    (Me sigue gustando lo de la separación de las dos pretendidas estrofas.)

  3. He vivido algo más de un año en Venecia y vuelvo todos los años varias veces, la última vez hace un mes y medio y la próxima será dentro de un mes. La tríada Mann, Visconti y Venecia es insuperable.

    Hace un par de domingos pusieron en la filmoteca en Madrid la película y fue un espectáculo poder verla en pantalla grande y con la sala abarrotada. Un gusto.

    Efectivamente el Lido y el des Bains siguen ahí, intactos.

    Un abrazo.

  4. Ahora sí harás que me muera de envidia, Ignacio. Siempre he soñado con vivir en Venecia, de hecho me lo estoy planteando en un futuro muy próximo, puesto que allí hay que vivir con salud, mientras no se tengan problemas para caminar, por las dificultades del desplazamiento peatonal, los puentes y escaleras. En serio, qué envidia me das. Yo he estado sólo dos veces pero me la conozco de memoria, como si en vidas pasadas hubiera vivido allí. Hace tres años ya que no voy, la última vez fue para el Carnevale 2007.
    Intentaré subir a youtube un fragmento de la ópera de Britten basada en la novela de Mann, porque es un lujo para los sentidos. Probablemente la puesta más impresionante que he visto en toda mi vida, y ocurrió en el Liceu de Barcelona hace ya dos años.

  5. todos envejecemos, Félix. Anotamos cosas y fechas porque en un momento único del pasado nos parecieron importantes por alguna razón. El trabajo de la memoria consiste, creo yo, en darnos alguna pista de lo que fue… vamos, que no tengo ni idea de por qué lo hice, pero lo cierto es que guardé el cadáver y anoté su fecha de composición. Recuerdo que aquel 2006 no fue un buen año para mí, nada divertido, y la asignatura que tú impartías y de la que yo disfruté mucho supuso un soplo de viento fresco muy liberador.🙂
    Cierto, la separación de “estrofas” fue uno de los hallazgos de aquel día. A mí también me sigue gustando.

  6. Félix, Venecia para mí significa muchas cosas y es el lugar donde realmente me siento más a gusto conmigo mismo. Siempre me ronda esta idea de volver a instalarme allí, pero creo que todavía es demasiado pronto para hacerlo. De momento me escapo siempre que puedo. Cualquier día de estos nos encontramos por ahí.

    Un abrazo desde Texas.

  7. […] del Lido, Venecia (Fotografía: Félix Hangelini, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: