BREL

Un día como hoy, 4 de marzo, hace exactamente siete años, tuve mi última conversación contigo cuando aún éramos amantes. Llamé a tu casa para felicitar a tu mamá por su cumpleaños y de paso, volver a escucharte, nunca me cansaba de hacerlo. Hubo un enorme silencio hasta el 2 de abril, cuando me dijiste que era el fin de lo que hasta entonces conocíamos y compartíamos. Has sido mi último amor. Sin embargo, anoche no he soñado contigo.

A veces me pregunto por qué amo a tantas personas al mismo tiempo, de formas tan distintas, pero sin amarlas ya como antes… Me pregunto qué ha sido de mí, de aquel que fui durante tantos años, el de la enorme e incesante sonrisa. Qué se hizo de mi ingenuidad para creer, de aquella fe poderosa que me arrastró a esas pocas historias que produjeron en mí vuelcos irreparables.

Vivo tranquilo porque nada interrumpe mi sueño. Para algunos es algo triste, para mí un alivio. Hace muy poco estuve a punto de caer en una nueva trampa, pero hay algo que me alerta a no creer en los elementos, y hay algo en los propios elementos que hace que se alejen de mí. En el fondo, la Naturaleza se compadece de mi propia naturaleza.

Anoche, siete años después, no he soñado contigo… he tenido ese sueño recurrente de mi primer amor, a quien siempre veo en el último piso de un edificio, que es la duplicación onírica de otro edificio idéntico en un barrio dormitorio. No sé por qué, pues no se parece en nada a la realidad que viví y recuerdo. Siempre me descubro en el sueño mirando esa alta ventana, pendiente de su sombra, de las luces que se encienden y se apagan, de evitar a su madre, de podernos tropezar en las escaleras… incluso alguna vez logré entrar en su casa, y cuando no estaba, sentarme a esperar o preguntar a la vecina de enfrente… aún sin saber para qué o qué tendríamos que decirnos, porque hace diez años que no nos vemos, y hace más que ni siquiera nos dirigimos una sola palabra… Hoy he buscado su nombre y dirección en mi antigua agenda y he visto que no está, o que quizás la agenda no era tan antigua como suponía. Mi memoria, sin embargo, aún me reserva sorpresas.

Esta noche oigo a Brel y me desahogo. Y me expongo demasiado.

A veces me pregunto por qué amo a tantas personas al mismo tiempo… cuando sólo he amado verdaderamente a dos. Pero tanto, tan humanamente, tan demencial…

En 1959, al escuchar a Brel, Edith Piaf dijo que un hombre jamás debería cantar o decir estas cosas… ¿Por qué no?

~ por Félix Hangelini en marzo 4, 2010.

7 comentarios to “BREL”

  1. “La Chanson des Vieux Amants”

    Bien sûr, nous eûmes des orages
    Vingt ans d’amour, c’est l’amour fol
    Mille fois tu pris ton bagage
    Mille fois je pris mon envol
    Et chaque meuble se souvient
    Dans cette chambre sans berceau
    Des éclats des vieilles tempêtes
    Plus rien ne ressemblait à rien
    Tu avais perdu le goût de l’eau
    Et moi celui de la conquête

    Mais mon amour
    Mon doux, mon tendre, mon merveilleux amour
    De l’aube claire jusqu’à la fin du jour
    Je t’aime encore, tu sais, je t’aime

    Moi, je sais tous tes sortilèges
    Tu sais tous mes envoûtements
    Tu m’as gardé de pièges en pièges
    Je t’ai perdue de temps en temps
    Bien sûr tu pris quelques amants
    Il fallait bien passer le temps
    Il faut bien que le corps exulte
    Finalement, finalement
    Il nous fallut bien du talent
    Pour être vieux sans être adultes

    Oh, mon amour
    Mon doux, mon tendre, mon merveilleux amour
    De l’aube claire jusqu’à la fin du jour
    Je t’aime encore, tu sais, je t’aime

    Et plus le temps nous fait cortège
    Et plus le temps nous fait tourment
    Mais n’est-ce pas le pire piège
    Que vivre en paix pour des amants
    Bien sûr tu pleures un peu moins tôt
    Je me déchire un peu plus tard
    Nous protégeons moins nos mystères
    On laisse moins faire le hasard
    On se méfie du fil de l’eau
    Mais c’est toujours la tendre guerre

    Oh, mon amour…
    Mon doux, mon tendre, mon merveilleux amour
    De l’aube claire jusqu’à la fin du jour
    Je t’aime encore, tu sais, je t’aime.

  2. “Ne me quitte pas”

    Ne me quitte pas
    Il faut oublier
    Tout peut s’oublier
    Qui s’enfuit déjà
    Oublier le temps
    Des malentendus
    Et le temps perdu
    A savoir comment
    Oublier ces heures
    Qui tuaient parfois
    A coups de pourquoi
    Le coeur du bonheur
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas

    Moi je t’offrirai
    Des perles de pluie
    Venues de pays
    Où il ne pleut pas
    Je creuserais la terre
    Jusqu’après ma mort
    Pour couvrir ton corps
    D’or et de lumière
    Je ferai un domaine
    Où l’amour sera roi
    Où l’amour sera loi
    Où tu seras ma reine
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas

    Ne me quitte pas
    Je t’inventerai
    Des mots insensés
    Que tu comprendras
    Je te parlerai
    De ces amants là
    Qui ont vu deux fois
    Leurs coeurs s’embraser
    Je te raconterai
    L’histoire de ce roi
    Mort de n’avoir pas
    Pu te rencontrer
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas

    On a vu souvent
    Rejaillir le feu
    D’un ancien volcan
    Qu’on croyait trop vieux
    Il est paraît-il
    Des terres brûlées
    Donnant plus de blé
    Qu’un meilleur avril
    Et quand vient le soir
    Pour qu’un ciel flamboie
    Le rouge et le noir
    Ne s’épousent-ils pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas

    Ne me quitte pas
    Je ne vais plus pleurer
    Je ne vais plus parler
    Je me cacherai là
    A te regarder
    Danser et sourire
    Et à t’écouter
    Chanter et puis rire
    Laisse-moi devenir
    L’ombre de ton ombre
    L’ombre de ta main
    L’ombre de ton chien
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas.

  3. Me gusta mucho este texto, y quiero leerlo, más que como confesión, como comunión con el otro, en esa imposibilidad ya del regreso, de lo que fue. Amor, sonrisa, felicidad solo están por ausencia. Diálogo y extrañamiento del yo, huella en la palabra de esos “vuelcos irreparables”. Tal vez en mí no es compasión, siempre lo he querido ver como un regalo, como un instinto que me salvaguarda, pero he sentido muchas veces también algo semejante a que “la Naturaleza se compadece de mi propia naturaleza”.

  4. Da gusto leerte.

  5. Gracias, Ignacio. Bienvenido a este pequeño Bosque.

  6. Gracias a ti. Llegué el otro día hasta este rincón sin saber cómo, pero ya formas parte de esos blogs que uno sigue y confía en todo lo que será publicado.

  7. … para mí es entonces, Ignacio, una enorme responsabilidad. Aunque este es sólo un modesto espacio que funciona en ocasiones como terapia. Así que tendréis que perdonarme algunos exabruptos emocionales y mis filias y fobias. Un abrazo.😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: