ROJO

Hoy me he despertado rojo.

Como mis sábanas.

Como la funda de mi almohada de cabecera. Como dos de mis cuatro almohadas. Como uno de mis grandes cojines.

Rojo como mis cortinas. Como el color de mi estante. Como la mitad de mi teléfono. Como una de mis bufandas.

Rojo como la toalla que voló con el viento de esta madrugada y se ha ido a posar sobre el terrado de un edificio cuyo acceso ignoro y que me pone rojo de impotencia.

Rojo como el cesto donde guardo la ropa sucia. Como la caja donde guardo los papeles más importantes de mi piso. Como el souvenir de Madrid, en forma de corazón, que un día me regaló Esther.

Rojo como la vela que nunca se consumió.

Como las rosas que hoy, al fin, llegaron a su destino, una semana después, más de cien kilómetros al norte.

Rojo de rabia y de reproche. Como la herida y la quemadura.

Rojo también tranquilo.

(No. No echaré mano de la película de Kieslowski.)

~ por Félix Hangelini en febrero 11, 2010.

4 comentarios to “ROJO”

  1. rojo como las mejillas despues de reir…

  2. Si tuviera un solo motivo para reír, o al menos para sonreír, da por seguro que también lo hubiera escrito. Pero no tengo ni uno. Porque el silencio, al menos hoy, no es rojo.

  3. Querido Zorbas, ya tendremos esos momentos, nos lo merecemos🙂

  4. hhehehe dime una sola vez q rias , y q te sientas de otro color .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: