LLEGAR TARDE

 

Llegar tarde. Sentir que todo es cieno.
Que la luz encendida se diluye.
Que el otoño es la puerta donde huye
su resplandor. Que el vendaval obsceno
es ceniza en la ola. Que el veneno
no puede derribar esto que intuye
esa sombra furiosa que destruye
el porvenir. Que el corazón más lleno
dejará de latir en un segundo.
Que no hay forma que no tenga medida
ni hay esfinge que no resuelva el mundo
en la forma más pétrea y más torcida.
Que hay un disparo en el dolor profundo.
Que no hay vida si dices que no hay vida.

 

*Félix Hangelini, 2008.

~ por Félix Hangelini en noviembre 29, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: