ENTRE EL BORDE DE LA PARED Y MI SILENCIO

Y acaso me pregunten

por qué sigo tejiendo esas grandes semejanzas

entre el borde de la pared y mi silencio:

cuando en la luz de los parques

caía La Habana

y en el asombro de su demencia

los ojos aprendían a creer

hubo también una sonrisa

en la poca luz un cerco de palabras

insinuando esta gotera interminable

 

desde las gotas

lentamente como cadáveres

supimos del olor de nuestras moscas

día tras día aún sin sol aún sin el otoño

bajo un cielo de pertinaz aceite

cruzamos los recuerdos

nunca el verde fue un color tan transparente

entre mi ciego esfuerzo y las distancias

nunca tuve el aplomo que existía

en los pinsapos extravagantes

que otros sueños ingenuos conquistaban

 

al verme partir

lloraba por las ausencias irreparables

como si en la mañana todos se despidieran

y me dejaran solo

en medio de parques desconocidos

algo en mi voz podía romperse

bajo la lluvia adornando el lento

sitio donde no estaba o la esperanza

de ver lagos remotos abrazarlos

una otra vez hasta volver a casa

con el mundo incrustado en mis rodillas

acaso las orquestas

presagiaron una armonía más precisa

que la miserable belleza del castrato

volviendo de la noche a la atroz semejanza

entre el borde de la pared y mi silencio

(nada fue más ligero que la cruz

en el Miserere Mei, Deus de Allegri

levantada con la simulación del martirio

donde hubo un rostro aferrado al dolor

y un punto de partida)

 

tal vez no me ennoblezca

si busco en mi carne el signo abandonado

con la huella de sus ojos al dorso

tal vez en mis jarrones

no quepa la arena del tiempo ni las húmedas

uñas del mar que nos separa

tal vez lea el destino

como palabra arcaica

que no rime en ningún poema

o acaso me pregunten

desde el borde de la pared o en mi silencio

si sea el bosque

escrito una imagen pétrea de mi imagen

donde las grandes semejanzas se reducen

a ese país de hierba donde un día regresaré a morir.

*** Félix Hangelini, 2004.

~ por Félix Hangelini en julio 27, 2008.

3 comentarios to “ENTRE EL BORDE DE LA PARED Y MI SILENCIO”

  1. A veces
    me acuerdo de tí
    cuando llueve habaneramente sobre el río,
    esa larga impostura,
    sustitución inadecuada e imprescindible ,
    falsa bahía de aguas rápidas y barrosas,
    que arrastra despiadada
    todo recuerdo.

  2. Felicidades por el blog.
    Perdona que no haya comentado hasta ahora pero he tenido mucho trabajo, en el blog también, con tanto Bayreuth ya se sabe 8)
    Me tomaré mi tiempo, hay mucho y bueno por leer. Ahora parece la época idónea para ponerme al día.
    Mucha suerte en esta aventura.

  3. Gracias, Ximo, por tu comentario. Como ves, he abandonado un poco el blog… indecisiones en la actualización… a ver por dónde tiramos, que voy medio perdido.🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: